Los contratos de Odebrecht y OAS en la gestión de Susana Villarán

3 semanas ago
45 Views

Un mes antes de que se vote la revocatoria del 2013, la entonces alcaldesa de Lima, Susana Villarán, firmó dos contratos, uno con Odebrecht y otro con OAS. Ambas constructoras, de acuerdo al testimonio del publicista brasileño Valdemir Garreta, le pagaron por los servicios de asesoría que brindó su empresa a la campaña del No.

A inicios de febrero, Villarán de la Puente presentó públicamente el proyecto Vías Nuevas de Lima, cuyas obras valorizadas en US$ 499 millones fueron entregadas a Odebrecht.

Este proyecto consistía en la intervención de 31.5 kilómetros entre el puente Habich y el distrito de Ancón, en la carretera Panamericana Norte; la rehabilitación de 54.1 kilómetros entre el trébol de la avenida Javier Prado y el distrito de Pucusana, en la Panamericana Sur; y la ampliación de 20 kilómetros de la Carretera Central, en Chaclacayo.

Una de las principales críticas a Vías Nuevas de Lima fue que Odebrecht empezó con el cobro de peajes, cuando aún no había iniciado obras.

En respuesta, la entonces alcaldesa de Lima afirmó que las “obras privadas se pagan con peajes” e indicó que el contrato fue suscrito “con transparencia”.

Justificó incremento de concesión
El 13 de febrero del 2013, ocho días después de presentar Vías Nuevas de Lima, la administración de Susana Villarán firmó una adenda con la empresa Lamsac (la constructora brasileña OAS era dueña del 99%), que cambió el nombre del proyecto Línea Amarilla (suscrito por la gestión de Luis Castañeda) a Vía Parque Rímac.

La adenda también eliminó la construcción de un corredor del Metropolitano, porque ya estaba en marcha la construcción de la línea 2 del metro de Lima en la misma vía y autorizó la ampliación de la concesión de los peajes de 30 a 40 años a favor de OAS.

Esto último se dio con la condición de que el 7% de lo recaudado por los peajes vaya a las arcas de la municipalidad.

En una carta enviada el 27 de mayo del 2016 a la Comisión Lava Jato, dirigida por el ex congresista Juan Pari, Susana Villarán justificó la ampliación del tiempo de concesión, porque a raíz de la adenda firmada por ella en febrero del 2013, OAS se comprometió a hacer una inversión adicional de 200 millones de dólares.

Ante la actual Comisión Lava Jato, Villarán detalló que el aporte adicional del concesionario comprendía la construcción de dos viaductos valorizados en US$50 millones, un fideicomiso de US$75 millones, obras sociales por U$10 millones de dólares, contribución al Fondo de la Promoción de Inversión Privada de la Municipalidad de Lima (Fompri) por US$9 millones, entre otros.

El financiamiento del “No”
Según reveló hoy El Comercio, el publicista brasileño Valdemir Garreta, aspirante a colaborador eficaz, declaró ante la fiscalía que los servicios que él y Luis Favre brindaron a Villarán en la campaña del “No” a la revocación fueron pagados por Odebrecht y OAS. La primera aportó US$2 millones, mientras que la otra US$1 millón.

Garreta detalló que Villarán le dijo que las coordinaciones de los pagos los haría el entonces gerente municipal José Miguel Castro Gutiérrez.

El empresario brasileño, además, contó que tuvo entre dos y tres reuniones con Villarán.

De acuerdo al registro migratorio de Garreta, al que accedió este Diario, el publicista ingresó al Perú el 15 de enero del 2013 y se marchó al día siguiente. En esa fecha se habría concertado el contrato y la asesoría.

Tras conocerse el pago de sobornos en Brasil, Odebrecht vendió el 57% de sus acciones de Vías Nuevas de Lima a la gestora de activos Brookfield, mientras que OAS transfirió Lamsac (titular de Vía Parque Rímac, en la actualidad la Línea Amarilla) a la empresa francesa Vinci por S/.5.500 millones.

Fuente: Elcomercio.pe

Comments

DEJA TUS COMENTARIOS

Menu Title